Piriforme muscle

En un momento u otro, todos hemos sentido ese dolor agudo en el culito o una sensación de ardor por las piernas que nos hace casi imposible caminar, sentarnos o estar de pie. Este desagradable dolor puede limitar gran parte de nuestra vida diaria y ser bastante molesto si no somos capaces de solucionar el problema, literalmente un dolor en el culo. 

Muchas personas describen este dolor como ciática. Sin embargo, hay dos tipos de ciática; una verdadera ciática y una pseudociática. 

¿Cómo se puede diferenciar una de la otra? 

En primer lugar, tenemos que ver la anatomía para entender mejor cómo se puede producir la ciática. Al final de nuestra columna vertebral tenemos los lumbares. Las 5 vértebras inferiores que quedan apoyadas en el sacro. Dentro del conjunto de la columna vertebral se encuentra nuestra médula espinal. La médula espinal es un grueso cordón de nervios que actúa como centro de conexión y comunicación entre el cerebro y el cuerpo (el sistema nervioso central- SNC). Entre cada vértebra hay un disco que permite todos nuestros movimientos corporales. Los discos actúan como amortiguadores y permiten que los nervios individuales salgan de la columna vertebral y continúen hacia sus órganos, tejidos u otras áreas específicas del cuerpo. Esto se conoce como sistema nervioso periférico (SNP).  En la segunda vértebra lumbar (L2) el cordón cambia de forma y se convierte en lo que se conoce como cauda equina (cola de caballo). Los nervios de las vértebras L2-L5 y los nervios sacros, S1-S5, forman el nervio ciático. Los nervios se unen para crear el nervio ciático que fluye a través de la pelvis, excitando la parte posterior entre el fémur y el sacro.

Uno de los músculos más importantes para el movimiento de nuestra cadera es el piriforme.

Es un pequeño músculo que va desde el sacro hasta el lado del fémur y es importante cuando nos sentamos, nos ponemos de pie o nos bajamos del coche (rotando y flexionando la cadera). Este pequeño músculo puede causar grandes problemas porque el nervio ciático generalmente viaja justo debajo de él PERO algunas personas pueden tener el nervio ciático viajando por encima o incluso a través del propio músculo. En cualquier caso, si tenemos la pelvis (caderas y sacro) desalineada, puede tensar y comprimir nuestro nervio ciático, provocando así un dolor que se siente en la parte baja de la espalda, los glúteos o incluso se irradia hacia la pierna. Esto se conoce como pseudociática. Una verdadera ciática implica un disco en la columna lumbar que está degenerado o mal alineado y afecta al propio nervio. 

Sin embargo, también hay muchas otras estructuras que pueden influir en esta zona y pueden provocar la irritación del nervio ciático. 

E

Los músculos de los glúteos

E

El sacro y su posición.

E

El músculo piriforme.

E

La postura de la cadera (caderas desiguales y torcidas).

E

Problemas de disco (herias, protuberancias, abultamientos).

Entonces, ¿Cómo se averigua la causa de este dolor molesto?

Los quiroprácticos están formados para realizar pruebas específicas que ayuden a determinar la causa. Las pruebas ayudarán a determinar si el problema proviene de un tejido local inflamado, de problemas de disco o del propio piriforme. Un truco general es que si el dolor se irradia hasta el pie o más allá de la rodilla, es un problema de disco. Si el dolor se detiene en la rodilla, lo más frecuente es que se trate del síndrome del piriforme.  Si el dolor se queda en un punto (localizado) puede ser cualquiera de los dos y habrá que hacer más pruebas para asegurarse de que no es un problema de disco. 

¡ Alivia el dolor estirando !

La gran noticia es que si se trata de una pseudociática o del síndrome piramidal, los estiramientos pueden ser el componente clave para aliviar el dolor. Una de las mayores y mejores cosas que podemos hacer por nuestro cuerpo es el estiramiento diario. Es sorprendente la poca gente que se toma el tiempo de estirar a diario y que obtendría tantos beneficios y un mayor bienestar con sólo tomarse 15 minutos al día. Nuestro cuerpo no está hecho para estar sentado durante mucho tiempo. Pasar más tiempo sentado provoca malas posturas y compensaciones musculares que producen las subluxaciones. Los estiramientos pueden reducir la tensión muscular que puede desalinear los huesos.

Aquí tienes 3 formas de estirar el piramidal (de la más fácil a la más difícil). Siempre debes asegurarte de que tu espalda no esté tensa o el cuerpo esté en tensión cuando hagas el estiramiento:

1. Túmbate boca arriba y dobla las rodillas (la mejor opción para los problemas/dolores de espalda)

E

Cruza una pierna sobre la otra apoyando el tobillo en la rodilla contraria (debes hacer la forma de un 4 con las piernas).

E

Extiende los brazos y rodea con las manos la pierna que permanece en el suelo.

E

Tira de la pierna hacia el pecho hasta que sientas tensión en el glúteo de la pierna cruzada.

E

Mantén la posición hasta que la tensión desaparezca.

E

Repite en el otro lado.

Tens un baix rendiment? Aquesta pot ser la causa
Foto de Miriam Alonso en Pexels

2. Siéntate en una silla 

E

Cruza una pierna sobre la otra de nuevo con el tobillo sobre la rodilla contraria.

E

Inclínate suavemente hacia delante hasta que sienta el tirón en el glúteo de la pierna cruzada.

E

Mantenga la postura hasta que la tensión desaparezca.

E

Repite la operación en el otro lado 

Foto de Angela Roma en Pexels
Estiramiento piramidal paloma
Foto de Marta Wave en Pexels

3. Postura de paloma en el suelo

E

Una pierna estirada hacia atrás.

E

La otra pierna doblada a 90 grados.

E

Mantenga la postura hasta que la tensión disminuya.

E

Inclínate hacia delante sobre la pierna doblada.

E

Repite en el otro lado.

En los tres ejemplos es muy importante no forzar nunca el cuerpo más de lo que quiere. Respira profundamente mientras te sueltas en el estiramiento y continúa respirando profundamente hasta que los músculos se relajen. Hazlo SIEMPRE a ambos lados. 

Una de las principales razones por las que se produce el síndrome del piriforme es debido a posturas inadecuadas y a una pelvis y columna vertebral desalineadas. Los ajustes quiroprácticos regulares ayudan a asegurar que la columna vertebral, la pelvis y todo el cuerpo estén correctamente posicionados. Para preguntas o comentarios sobre el pequeño pero importante músculo de la pirámide, ¡No dude en preguntarnos! 

¿Cuándo fue la última vez que te hiciste un chequeo quiropráctico?

Reserva tu cita para un estudio quiropráctico completo

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Whatsapp: 683162253 Bruc: (+34) 932650593 V. Olimpica: (+34) 932250244

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies