Diariamente dependemos del uso de nuestros brazos, ya sea para ducharnos, trabajar, hacer deportes o jugar con los niños. Cuando hay molestias, pérdida de fuerza u hormigueo en el brazo o mano, nos puede limitar mucho nuestro estilo de vida. El dolor del cuello y del hombro son problemas bastante comunes, pero lo difícil es identificar si uno es la causa del otro o si son problemas independientes. En la mayoría de los casos, están vinculados. Muchas veces el origen del problema se encuentra en los subluxaciones del cuello (las cervicales), lo que puede provocar una radiculopatía cervical (molestias, dolor, hormigueo y pérdida de tacto en el brazo o la mano).

 

¿Cual es la relación entre las subluxaciones en el cuello y los problemas del hombro?

 

En mucha gente los cambios posturales y el estrés acumulado (bien sea físico, mental y emocional) a lo largo de la vida, son las causas de los subluxaciones (presión en los nervios que afectan su habilidad de funcionar correctamente). Hay 8 nervios que salen de las cervicales, enumerados de C1-C8.

nervios-cervicales

Cada nervio tiene su función y controla una porción de la cabeza, cara o los brazos y las manos. Las cervicales bajas (C4-C8) son las que controlar los brazos y manos. Cada nervio sale de un hueco pequeño entre las vértebras, la foramina intervertebral. Cualquier distorsión en la postura del cuerpo, puede afectar la posición de la vértebra, los músculos u otros huesos que a su vez, pone presión en los nervios y reduce su funcionamiento. Aparte de la foramina todos los nervios que van al brazo se unen y forman lo que se llama el plexo cervical. El plexo, pasa entre la clavícula y la primera costilla. Este lugar es muy susceptible a cambios posturales o contracturas musculares. Los traumas pueden dañar temporal o permanentemente los ligamentos y tendones que apoyan y mueven a los hombros. Cualquier cambio de las estructuras en esta zona puede atrapar o presionar los nervios que van al hombro, brazo y mano.

Cuando miramos el cuerpo biomecánicamente, se ve que todo funciona como un conjunto. Esto significa que si algo afecta el pie, el cuerpo se adapta y compensa hasta la oreja y el cráneo. Lo mismo al revés, si hay daño o cambios posturales en el cráneo o las cervicales, puede afectar hasta el pie. ¡Todo esta conectado!

Para entenderlo mejor hay que mirar la biomecánica del cuerpo. Somos bípedos, quiere decir que andamos rectos sobre dos piernas. Para mantenernos rectos contra gravedad, necesitamos que la cadena biomecánica esté ordenada correctamente. Los huesos del cuerpo, la pelvis, la columna y el cráneo, tienen que estar alineados para aguantar el peso corporal contra la gravedad.

nervios-cervicales-2

Los músculos, ligamentos y tendones mueven los huesos. Todos están coordinados y controlados por el sistema nervioso. Cualquier desalineación de la estructura puede provocar una distorsión del cuerpo entero.

Hoy en día, con tanto tiempo trabajando en ordenador o mirando los móviles, uno de los puntos más comunes en que sufrimos molestias son las cervicales y los hombros. Los brazos solo estan conectados al tronco del cuerpo por algunas articulaciones, dejándoles muy susceptibles a cualquier cambio postural. Además, cada persona tiene tendencia a favorecer un brazo/mano más que el otro. Tras los años, desgastamos más un lado que el otro con movimientos repetitivos (utilizar el ratón, practicar deportes) que causan micro traumas que se van acumulando, y provocando cambios posturales.

molestias-hombro

Las molestias del hombro pueden tener varias raíces:

  • Trauma por caídas
  • Exceso de uso / movimientos repetidos
  • Latigazos o problemas de bajas cervicales
  • Hernia discal en las cervicales
  • Torsión del pelvis y sacro
  • Dolor que irradiada desde un órgano
  • Malas posturas
  • Artritis/degeneración de los ligamentos, tendones, articulaciones
  • Tensión muscular por cambios posturales
  • Pinzamiento de los nervios dentro de las articulaciones

Debido a tantas posibles causas, es importante hacer un chequeo del estado de la columna y los nervios para averiguar dónde está la raíz del problema. Un quiropráctico puede ayudar identificar la causa del problema con exámenes específicos de los nervios de las cervicales y el hombro. Los ajustes quiroprácticos ayudan al cuerpo a reconectar la comunicación con el cerebro que alinea los huesos y cambia la postura.

dolor-nervios-cervicales

Cuando la estructura está alineada, los nervios y los musculos estan libres para hacer su trabajo en vez de actuar en modo protección, como mecanismo de defensa. Cuando el cuerpo esta conectada/alineada con buena comunicación con el cerebro, tiene más potencia para poder curarse desde su interior. El cuerpo que puede comunicar bien está en un estado de salud óptimo.

 

Dra. Brittany King

¿Cuándo fue la última vez que te hiciste un chequeo quiropráctico?

Reserva tu cita para un estudio quiropráctico completo


¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando...
Whatsapp: 683162253 Bruc: (+34) 932650593 V. Olimpica: (+34) 932250244

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies